INICIO  

INSONMIO POST-ELECTORAL 2011

No se si son estos calores de mayo o la imagen del advenimiento de Rajoy a la Moncloa , pero estas últimas noches me está costando conciliar el sueño. Y lo malo de no dormir no es que rindas menos al día siguiente, que también, sino que en esas horas donde todo trascurre lentamente, mis neuronas se parecen al hámster de mi hija, dando vueltas a su noria, rápido, cada vez más rápido, pero siempre volviendo al mismo sitio, hasta que pasadas las horas la fuerza centrifuga expulsa al pobre animalito de su macabro juguete y a mi me lanza en brazos de Morfeo …

Es la necesidad de superar esta “locura nocturna transitoria” la que me obliga a recoger en el papel esas ideas tan absurdas que la noche trae a mi cabeza y esperar que el ponerlas negro sobre blanco las haga desaparecer de mi agotada mente, al menos hasta la próxima caída del sol.

La primera de mis nocturnas visiones hace referencia a la noche electoral, donde todos hablan de la derrota de PSN y de la victoria, mayor o menor del resto de partidos. Y sin embargo, a mi cabeza sólo llegan imágenes de Jiménez y Moscoso brindando con champán … ¿por qué será?, mientras el resto de partidos lloran en la intimidad sus amargas victorias.

También recuerdo haber visto entre brumas a Yolanda Barcina despotricar contra Santiago Cervera, por su incapacidad para conseguir los parlamentarios necesarios que permitieran a UPN sacar a subasta, entre el PP y PSN, quien acompañaría en el baile de la Gobernabilidad de Navarra a la chica más popular del Instituto, no teniendo más remedio que recurrir a ese chico con gafas, bajito y con la cara llena granos que tras estas elecciones resulta ser el PSOE.

La noche avanzaba y yo apretaba los puños intentando dormir, pero en lugar de ello mi mente me retrotraía a mi infancia de pelis de piratas en el cine Capuchinos y observaba la goleta en la que se había convertido el frontón Labrit, donde se reunieron los de Bildu. En el centro de la embarcación, todo amontonado, se encontraba parte del tesoro arrebatado en desigual lucha a los Corsarios de NABAI. El quitarles el resto sólo dependerá del tiempo que tarde el Partido Popular en lograr un final dialogado con ETA. Y, mientras unos miraban incrédulos el botín, a la espera de ser repartido y otros bailaban y bebían ron pensando lo que harían con su parte, de repente se hizo el silencio, al oír abrirse la puerta del camarote del capitán, de donde salen Romero y Barrena, para sin necesidad de pronunciar palabra alguna, dejar claro a todo el mundo quienes eran los verdaderos dueños de aquel tesoro y a quien correspondía decidir su destino.

A pesar de lo mucho que me gustan las pelis de piratas, la exagerada campaña de márquetin que se le ha hecho a la última película de este género hace que me levante de la cama para lavarme la cara y así poder conciliar el sueño, pero ni por esas. Es en ese momento cuando empiezo a pensar que cada vez falta menos para que suene el despertador y que tengo que acudir al despacho a trabajar. Pensamiento laboral que me traslada, más dormido que despierto, hasta el Juzgado de Familia donde me encuentro acompañando como abogado a dos antiguos amigos que se divorcian. El se llama Ezkerra y ella Izquierda. Cuando los conocí, hace bastantes años, no se caían nada bien entre ellos, luego empezaron a frecuentar los mismos lugares de marcha, y aunque cada uno tuvo rollos por su lado, una mala experiencia reciente les llevó a dar el paso de constituirse como pareja del hecho, hasta que en un momento dado se dieron cuenta de que tal como iban las cosas, con muchos gastos por separado y sin ingresos suficientes para sobrevivir en solitario, lo más conveniente para ambos era pasar por el altar. Me invitaron, pero decliné ir a la celebración, más que nada por mis dudas de que aquel matrimonio sin amor tuviera posibilidades de perdurar en el tiempo. Aunque han conseguido evitar el embargo de la casa con los ingresos del Parlamento, el sueldo del Ayuntamiento de Pamplona solo da para un coche, siendo Ezkerra el que más lo usa. Esta última circunstancia no hubiera desencadenado en la ruptura de la pareja de no ser porque le han llegado rumores a Izquierda de que han visto ir de copiloto a una antigua novia de su actual pareja, Ezkerra.

Pi, Pi, Piiii,… suena el despertador. Apenas puedo abrir los ojos cuando mi mujer me reprocha la mala noche que le he dado, sin parar de moverme y hablando en voz alta. Menos mal, todo ha sido un sueño, nada de lo que creía haber pensado reflexivamente tiene sentido. Abro el periódico y ahí están las fotos de todos ellos, sonrientes. Todos no, los del CDN están verdaderamente tristes, pero no os preocupéis, que seguro que esta próxima noche soñare con vosotros cantando en Eurovisión, aquello de, “con lo pocos que éramos y viendo lo que en estos años hemos sacao, que nos quiten lo bailao, que nos quiten lo bailao, que nos quiten … lo bailao”.

POST DATA: Lo que no tengo claro, pues me suelo dormir con la televisión encendida, si la concentración en la Puerta del Sol es real o es uno más de los reality show, donde se coloca a un grupo de jóvenes en un espacio cerrado y rodeado de cámaras de televisión, de esos que proliferan por las cadenas nacionales. Habrá que esperar a la previsible presencia de sus lideres más carismáticos en programas como “ La Noria ”, “Sálvame” o “Mujeres, hombres y viceversa”, según el perfil de cada uno, para resolver esa duda.