QUE TORPES SOMOS

Firmado José Javier Echeverría Barbarin

  Una vez más, los de siempre, han sacado el comodín de "que vienen los vascos" para sacar a delante sus propuestas, saltándose por lo alto el fondo del asunto. Esta vez con ocasión del cambio de nombre del Estadio del Sadar, antes fue el Pantano de Itoiz, la enseñanza publica en euskera, la formación de gobiernos alternativos a UPN en los ayuntamientos, etc.

El debate que entre todos hemos ayudado a que no se produzca (alguno más que otros, Sr. Cabases), esto es, la esponsorización, sus limites, sus condiciones, los plazos, la concurrencia, etc., ha quedado suprimido por si "Reyno de Navarra" es o no un instrumento de UPN para diferenciarnos de la Comunidad Autónoma Vasca.

Quienes han utilizado este argumento, han puesto a huevo a los navarristas más trasnochados para apoyar la iniciativa del cambio de nombre, con el solo argumento de que si "Reyno de Navarra" no gusta a los vascos, es porque para la "Navarra diferenciada" es bueno.

Una lastima. De esta manera han quedado en el tintero cuestiones que debieran haber sido analizadas, por un lado, en el ámbito de los socios de Osasuna, ¿Se debe cambiar el nombre del campo por dinero? Y en caso afirmativo, otras como: ¿Es suficiente el dinero que ofrece el Gobierno de Navarra?; ¿Se han estudiado otras opciones que pudieran aportar más dinero?; ¿Tres años es un plazo adecuado para estos cambios? ¿Que pasará dentro de tres años? ¿Es factible plantearse el cambio de nombre, añadiendo al de Osasuna el nombre de alguna marca comercial como se hace en el resto de deportes profesionales?

Y también se ha cortado otro debate en el ámbito de la sociedad navarra, dejando sin respuesta preguntas como: ¿Es rentable gastarse este dinero en cambiar el nombre del campo de Osasuna?; ¿Existen otras posibilidades de esponsorización deportiva más rentables, como el ciclismo?; ¿Publicitariamente no hubiera sido mejor un contrato de más larga duración?;¿El nombre de "Reyno de Navarra" aporta algo al que lo escuche asociado al campo de fútbol de Osasuna?; ¿Con este acuerdo publicitario no se pretende sino hacer entrega a Izco de un subvención encubierta que le permita hacer frente al crédito avalado por el Propio Gobierno de Navarra?

Muchas preguntas que solo han tenido una respuesta, o dos: Navarra es Euskadi, o no.